¿Qué es una clave API?

8 de mayo del 2024

Una clave API es un identificador único que se utiliza para autenticar y autorizar el acceso a una API (interfaz de programación de aplicaciones). Las claves API ayudan a prevenir el acceso no autorizado y administrar el uso mediante el seguimiento de qué aplicaciones acceden a la API.

¿Qué es una clave API?

Una clave API es un identificador único que permite el acceso seguro a una API (interfaz de programación de aplicaciones). Cuando un solicitud en línea. realiza una solicitud a una API, incluye esta clave en el encabezado o los parámetros de la solicitud. Esto permite que la API server reconocer y autorizar al cliente, asegurando que sólo las entidades autorizadas tengan acceso a los datos y servicios de la API.

La clave API está vinculada a un usuario o aplicación específica, lo que permite al proveedor de servicios monitorear y regular el uso en función de la clave API presentada. Como resultado, ayuda a prevenir el abuso y el uso excesivo al establecer límites o cuotas de uso y también puede rastrear patrones de uso con fines de auditoría.

Las claves API son solo una capa del modelo de seguridad y su eficacia depende de prácticas seguras de almacenamiento y transmisión. Deben protegerse para evitar el acceso no autorizado a datos o funciones confidenciales, ya que las claves API expuestas pueden provocar un uso indebido si las interceptan actores malintencionados. A pesar de estas vulnerabilidades, las claves API son una solución práctica y ampliamente utilizada para la identificación y autorización sencilla de clientes en muchos servicios basados ​​en web.

¿Cómo funciona una clave API?

Aquí hay una guía paso a paso sobre cómo funcionan las claves API:

  • Registro de desarrollador. El primer paso implica que el desarrollador o propietario de la aplicación registre su aplicación con el proveedor de API. Tras la aprobación, el proveedor emite una clave API exclusiva para la aplicación.
  • Incorporando la clave API. El desarrollador incorpora la clave API en la aplicación, que se puede colocar en el encabezado de la solicitud o como parámetro de consulta según las pautas del proveedor de API.
  • Solicitudes de clientes. La aplicación envía una solicitud a la API. server, incluida la clave API. Esta clave identifica al cliente que realiza la solicitud.
  • Validación de clave API. La API server recibe la solicitud y verifica la clave API. Comprueba que la clave sea válida, no haya caducado y tenga los permisos correctos.
  • Autorización y limitación de tarifas. Después de validar la clave, el server confirma que los permisos de la clave se alinean con la acción solicitada. También verifica los límites de uso o las cuotas establecidas para esa clave en particular.
  • Acceso a datos y respuesta. Una vez que la clave API pasa la validación y autorización, el server procesa la solicitud y responde con el dato o servicio solicitado.
  • Monitoreo de uso. El proveedor de API registra estadísticas de uso, como los detalles del cliente y la cantidad de solicitudes realizadas. Esto ayuda a mantener las cuotas de uso y proporciona análisis valiosos para la resolución de problemas y la optimización.
  • Comentarios y actualizaciones. El proveedor de API puede revisar periódicamente los patrones de uso, brindar comentarios al desarrollador o actualizar la política de claves de API para reflejar los cambios en las necesidades comerciales o de seguridad.

Tipos de claves API

Las claves API vienen en diferentes tipos, cada una de las cuales tiene propósitos distintos y ofrece distintos niveles de seguridad. La selección del tipo de clave API correcto depende de la naturaleza y las necesidades específicas de la integración API. Aquí hay un resumen de los tipos más comunes:

  • Claves API públicas. Las claves de API públicas se utilizan en escenarios en los que la API está abierta para que cualquiera pueda usarla. Son visibles en el código del lado del cliente, lo que los hace adecuados para servicios que requieren seguridad mínima o tienen datos abiertos y no confidenciales. Sin embargo, su accesibilidad los hace vulnerables al uso indebido y, por lo tanto, a menudo van acompañados de límites de tarifas estrictos.
  • Claves API privadas. Las claves API privadas deben mantenerse confidenciales y se utilizan principalmente para server-A-server comunicación. Estas claves nunca deben exponerse en aplicaciones del lado del cliente, ya que otorgan mayores privilegios y acceso a recursos confidenciales. Están asegurados y almacenados en server entornos, reduciendo el riesgo de acceso no autorizado.
  • Claves API basadas en el usuario. Estas claves vinculan la aplicación a un usuario específico, lo que permite interacciones y acceso a datos personalizados. A menudo se generan dinámicamente por usuario, normalmente durante el proceso de autenticación. Este tipo garantiza que cada usuario solo tenga acceso a los datos que está autorizado a ver o modificar.
  • Claves API basadas en el entorno. Las claves basadas en el entorno diferencian el acceso según el entorno de la aplicación, como desarrollo, ensayo o producción. Esto ayuda a los desarrolladores a probar y verificar funciones sin afectar el entorno en vivo. También evita que los datos de prueba queden expuestos a los usuarios finales.
  • Claves API de solo lectura o solo escritura. Las claves de solo lectura o de solo escritura limitan las operaciones de la API a acciones de datos específicas. Una clave de solo lectura otorga permiso para recuperar datos pero prohíbe modificaciones, mientras que una clave de solo escritura permite la creación o actualización de datos pero bloquea la lectura de datos. Esto garantiza un control preciso sobre el manejo de datos según las necesidades de la aplicación.

Casos de uso de claves API

Las claves API son fundamentales para gestionar el acceso a las API en una variedad de aplicaciones. Su sencillez y flexLa flexibilidad los hace útiles en una variedad de escenarios donde identificar y autorizar al cliente es crucial. A continuación se muestran algunos casos de uso comunes:

  • Control de acceso. Las claves API ayudan a verificar la identidad del cliente que realiza una solicitud. Al vincular cada clave API a un usuario o aplicación específica, el acceso a los puntos finales API se puede controlar y restringir a partes autorizadas. Esto es particularmente importante para datos confidenciales o pagos.
  • Limitación de tarifas y gestión de cuotas. Los proveedores suelen establecer cuotas o límites de uso para evitar abusos y garantizar una distribución justa de los recursos. Una clave API permite al proveedor monitorear y hacer cumplir estos límites en función de claves individuales.
  • Monitoreo y análisis de uso. Con claves API que identifican de forma única a cada cliente o aplicación, el uso se puede rastrear y analizar, proporcionando información sobre los patrones de consumo. Esto ayuda al proveedor de API a optimizar el servicio, detectar usos indebidos o guiar el desarrollo futuro.
  • Facturación. Para las API pagas, las claves API ayudan a asociar el uso con cuentas específicas para una facturación precisa. Los proveedores pueden implementar precios escalonados, con claves API que sirven como referencia para diferentes planes de uso.
  • Personalización de respuestas API. Algunas API utilizan claves para adaptar las respuestas según las necesidades del cliente, como entregar datos regionales o en un idioma específico. La clave API informa al server de las preferencias del cliente y permisos permitidos.
  • Revocación de acceso. En caso de un Violacíon de datos o cambio de política, un proveedor de API puede revocar claves de API específicas, bloqueando el acceso a esos clientes sin interrumpir el servicio para otros.
  • Integración y automatización. En los sistemas automatizados, las claves API simplifican la integración entre servicios. Permiten que los sistemas se autentiquen sin problemas, como cuando se transfieren datos entre un Aplicación Web y base de datos .

Claves API y seguridad

Las claves API desempeñan un papel importante a la hora de proteger el acceso a las API al servir como identificadores únicos que autentican a los clientes y controlan el intercambio de datos. Sin embargo, su seguridad depende de un manejo e implementación cuidadosos. Una clave API debe tratarse como información confidencial porque actúa como contraseña para la API; El acceso no autorizado podría resultar en violaciones de datos, abuso de recursos API o cargos inesperados para el propietario.

Mejores prácticas como usar HTTPS para una transmisión segura, restringir el uso de claves a temas específicos Direcciones IP o entornos, y la rotación regular de claves mitiga los riesgos. Además, implementar medidas de seguridad complementarias como la autenticación de usuarios, control de acceso basado en rolesy limitación de velocidad garantiza que las claves API sigan siendo una línea de defensa confiable, pero no la única, en una estrategia de seguridad integral.

Mejores prácticas clave de API

Al utilizar claves API, es esencial seguir ciertas pautas para garantizar que los datos y los recursos API de su aplicación permanezcan seguros. El uso adecuado de las claves API protegerá su aplicación del acceso no autorizado, el uso indebido y las filtraciones de datos, al mismo tiempo que mantendrá una experiencia de usuario positiva. Estas son algunas de las mejores prácticas para manejar claves API.

Mantenga las claves seguras
Trate las claves API como contraseñas. Nunca deben incluirse directamente en su código fuente que se comparte públicamente o se controla la versión. En su lugar, guárdelos en variables de entorno o bóvedas seguras y utilice Archivos de configuración que siguen siendo privados.

Utilice HTTPS para la transmisión

Envíe siempre claves API a través de HTTPS a cifrar datos durante la transmisión. Esto evita ataques de hombre en el medio que podría interceptar la clave y obtener acceso no autorizado.

Restringir direcciones IP

Si es posible, configure sus claves API para que funcionen solo desde direcciones IP específicas. Esto garantiza que sólo máquinas autorizadas o serverPodemos usarlos.

Limitar permisos

Solo otorgue a las claves API los permisos mínimos requeridos. Por ejemplo, si se necesita una clave solo para leer datos, asegúrese de que no pueda modificar ni eliminar datos.

Rote las claves API con regularidad

Rote periódicamente las claves API para limitar el daño si quedan expuestas o comprometidas inadvertidamente. Mantener backupy un proceso adecuado para asegurar la continuidad del servicio durante las rotaciones.

Monitorear el uso de API

Realice un seguimiento y analice el uso de claves API para detectar actividades inusuales o sospechosas que puedan indicar abuso o robo. Las alertas automatizadas pueden señalar anomalías rápidamente.

Establecer cuotas y límites

Implemente limitaciones de tarifas y cuotas para evitar un uso excesivo que podría provocar interrupciones en el servicio o costos no deseados.

Revocar las claves comprometidas inmediatamente

Tenga un plan claro para revocar y reemplazar claves API en caso de que se sospeche o se confirme un compromiso. Revocar las claves comprometidas ayuda a prevenir rápidamente el acceso no autorizado.

Mantenga claves específicas del entorno

Utilice claves API independientes para el desarrollo, las pruebas y entornos de producción. Esto reduce el impacto de una fuga accidental y garantiza que los cambios realizados en entornos que no son de producción no afecten los datos en vivo.

Clave API frente a token API

Las claves API y los tokens API tienen propósitos similares al otorgar acceso a las API, pero difieren en estructura, seguridad y forma de manejar la autorización.

Una clave API es una simple cadena de caracteres emitida a un cliente para identificar y autenticar sus solicitudes en una API. Su simplicidad hace que sea fácil de implementar y distribuir, pero no contiene inherentemente ninguna información sobre la identidad, los permisos o las funciones del usuario. Las claves API suelen ser de larga duración y no tienen ningún mecanismo integrado de caducidad o revocación. Si bien es conveniente, esta simplicidad también significa que requieren una gestión cuidadosa, ya que las claves API filtradas pueden provocar un acceso no autorizado.

Por el contrario, los tokens API, particularmente aquellos que se adhieren a estándares como JWT (JSON Web Token), ofrecen seguridad mejorada y flexibilidad. Los tokens API a menudo contienen información específica del usuario en un formato cifrado, como roles y permisos de usuario, que el server puede verificar sin requerir una búsqueda por separado. Los tokens también suelen incluir marcas de tiempo de vencimiento, lo que garantiza que sigan siendo válidos solo por un tiempo limitado. Esto reduce los riesgos de seguridad que plantean los tokens robados. Además, los tokens se pueden revocar o actualizar de manera eficiente, lo que permite una gestión más dinámica del acceso de los usuarios. Por lo tanto, los tokens API generalmente se consideran más seguros que las claves, particularmente en contextos que requieren control granular del usuario y gestión de sesiones.


Anastasia
Spasojevic
Anastazija es una escritora de contenido experimentada con conocimiento y pasión por cloud informática, tecnología de la información y seguridad en línea. En phoenixNAP, se centra en responder preguntas candentes sobre cómo garantizar la solidez y seguridad de los datos para todos los participantes en el panorama digital.