¿Qué es un rootkit?

Junio 17, 2024

Los rootkits son un tipo de software malicioso diseñado para obtener acceso no autorizado a un sistema informático y mantener el control mientras oculta su presencia al usuario y al software de seguridad. A menudo utilizado por ciberdelincuentes Para robar información confidencial, los rootkits manipulan el sistema operativo para evitar su detección y eliminación.

¿Qué es el rootkit?

¿Qué es un rootkit?

Un rootkit es una forma de software malicioso que permite a usuarios no autorizados obtener control sobre un sistema informático sin ser detectados. Lo logra incrustándose profundamente dentro del sistema operativo, a menudo en el núcleo nivel y modificar las funcionalidades del sistema para ocultar su presencia.

Los rootkits pueden interceptar y alterar llamadas estándar al sistema, haciendo que sus actividades maliciosas sean invisibles tanto para los usuarios como para las medidas de seguridad tradicionales. Los atacantes suelen utilizarlos para mantener el acceso a largo plazo a un sistema comprometido, lo que les permite ejecutar comandos de forma remota, robar datos, monitorear las actividades de los usuarios e instalar dispositivos adicionales. el malware. La complejidad y el sigilo de los rootkits los hacen particularmente difíciles de detectar y eliminar, razón por la cual representan una grave amenaza para la seguridad y la integridad de los sistemas afectados.

Tipos de rootkits

Los rootkits se pueden clasificar en varios tipos según su método de funcionamiento y el nivel en el que comprometen el sistema:

  • Rootkits a nivel de kernel. Estos rootkits se dirigen al núcleo del sistema operativo, conocido como kernel. Al operar a este nivel profundo, interceptan y modifican llamadas al sistema, lo que las hace extremadamente difíciles de detectar y eliminar. Tienen el más alto nivel de privilegios y control sobre el sistema.
  • Rootkits en modo de usuario. Estos rootkits operan a nivel de usuario, lo que significa que infectan aplicaciones y procesos que se ejecutan con privilegios de usuario habituales. Si bien son más fáciles de detectar y eliminar en comparación con los rootkits a nivel de kernel, aún pueden causar daños importantes al interceptar el sistema. API y modificar el comportamiento de la aplicación.
  • Botas. Los bootkits, un subconjunto de rootkits a nivel de kernel, se dirigen a bota sector o el Master Boot Record (MBR) del disco duro. Se cargan antes de que se inicie el sistema operativo, lo que les permite evadir la detección del software antivirus tradicional que se ejecuta a nivel del sistema operativo. Los bootkits pueden persistir a través de reinicios del sistema e incluso algunas reinstalaciones del sistema operativo.
  • Rootkits basados ​​en memoria. Estos rootkits residen en la RAM del sistema y no escriben ningún archivo en el disco duro. Están diseñados para desaparecer al reiniciar, lo que los hace transitorios pero más difíciles de detectar con las soluciones antivirus tradicionales basadas en archivos.
  • Rootkits de firmware. Estos rootkits infectan el firmware of hardware componentes como el BIOS o tarjetas de red. Dado que el firmware se ejecuta antes que el sistema operativo, estos rootkits pueden controlar el sistema a un nivel muy bajo y son difíciles de eliminar, y a menudo requieren reemplazo de hardware o herramientas especializadas.
  • Rootkits de hipervisor (rootkits virtualizados). Estos rootkits crean un entorno virtualizado y ejecutan el sistema operativo original como invitado. Al controlar el Hipervisor, pueden interceptar llamadas de hardware realizadas por el sistema operativo invitado, haciendo que sus actividades sean casi invisibles para el sistema operativo y la mayoría del software de seguridad.
  • Rootkits de aplicaciones. Estos rootkits reemplazan los archivos binarios de aplicaciones estándar con versiones maliciosas o modifican los archivos binarios existentes para incluir backdoors. Pueden secuestrar aplicaciones de uso común para llevar a cabo sus actividades maliciosas, a menudo sin levantar sospechas.

Ejemplos de rootkits

Los rootkits se presentan en diversas formas y se han utilizado en numerosos ciberataques de alto perfil. A continuación se muestran algunos ejemplos notables de rootkits que han tenido un impacto significativo en los sistemas tanto de consumidores como empresariales.

hackerdefensor

HackerDefender es un rootkit de Windows muy conocido y ampliamente implementado que funciona interceptando llamadas al sistema y ocultando archivos, procesos y entradas de registro. Proporciona acceso remoto al atacante, lo que le permite controlar el sistema comprometido y ejecutar actividades maliciosas sin ser detectado.

necurs

Necurs es un rootkit sofisticado que se utiliza principalmente para distribuir otro malware, como ransomware y banca Troyanos. Funciona incrustándose en el núcleo, lo que dificulta su detección y eliminación. Necurs también incorpora funciones para desactivar el software antivirus y otras medidas de seguridad.

Stuxnet

Stuxnet es un rootkit muy sofisticado que tenía como objetivo los sistemas de control industrial, en particular los utilizados en las instalaciones nucleares de Irán. Explotó múltiples vulnerabilidades de día cero para infiltrarse y manipular las operaciones de sus objetivos. El componente rootkit de Stuxnet se utilizó para ocultar su presencia y garantizar la ejecución continua de su carga maliciosa.

Alureón (TDL-4)

Alureon, también conocido como TDL-4, es un rootkit diseñado para robar información confidencial, como credenciales de inicio de sesión y datos financieros. Infecta el registro de arranque maestro (MBR) del disco duro, lo que le permite cargarse antes que el sistema operativo y evadir la detección de los programas antivirus. Alureon es conocido por su resistencia y capacidad de actualizarse para evitar su eliminación.

Acceso cero

ZeroAccess es un rootkit que crea un acceso oculto del sistema de archivos en la computadora infectada, permitiéndole almacenar y ejecutar componentes de malware adicionales. A menudo se utiliza para realizar fraudes de clics, minería de Bitcoin y otras actividades ilícitas. ZeroAccess es conocido por su capacidad para desactivar el software de seguridad y propagarse rápidamente a través de las redes.

Rootkit BMG de Sony

Sony incluyó polémicamente el rootkit Sony BMG en CD de música para hacer cumplir gestión de derechos digitales (DRM). Se instaló en las computadoras de los usuarios sin su conocimiento y ocultó su presencia para evitar su eliminación. Este rootkit provocó una importante reacción pública debido a su naturaleza invasiva y las vulnerabilidades de seguridad que introdujo.

¿Cómo funciona un rootkit?

Los rootkits funcionan incrustándose profundamente en el sistema operativo de una computadora para obtener y mantener un acceso privilegiado mientras ocultan su presencia a los usuarios y al software de seguridad. A continuación se ofrece una descripción general paso a paso de cómo funciona un rootkit:

  1. Ganando acceso. Los atacantes primero necesitan obtener acceso al sistema objetivo. Esto se puede hacer a través de varios métodos, como explotar vulnerabilidades, ataques de phishing, o aprovechar otro malware para distribuir el rootkit.
  2. Escalada de privilegios. Una vez en el sistema, el rootkit aumenta sus privilegios para obtener privilegios administrativos o acceso a nivel raíz. Esto le permite realizar cambios en componentes críticos del sistema y evadir la detección.
  3. Incrustándose a sí mismo. El rootkit se instala incorporando código en los componentes principales del sistema operativo, como el kernel, los controladores o el firmware. Esta profunda integración le permite interceptar y manipular funciones del sistema.
  4. Ocultando su presencia. Los rootkits modifican el comportamiento del sistema para ocultar su presencia. Interceptan llamadas al sistema, ocultan archivos, procesos, entradas de registro y conexiones de red, haciéndolos invisibles para las herramientas de monitoreo y el software antivirus estándar.
  5. Manteniendo el control. El rootkit establece una puerta trasera para permitir al atacante mantener el control sobre el sistema. Esta puerta trasera se puede utilizar para ejecutar comandos, robar datos o instalar malware adicional.
  6. Técnicas de evasión. Para evitar la detección, los rootkits utilizan diversas técnicas de evasión. Estos incluyen deshabilitar el software de seguridad, usar cifrado para ocultar las comunicaciones y emplear técnicas como polimorfismo y ofuscación de código para cambiar su apariencia.
  7. Operación continua. Los rootkits están diseñados para permanecer activos durante períodos prolongados. Realizan continuamente actividades maliciosas, como robo de datos, espionaje o lanzamiento de ataques, mientras permanecen ocultos del usuario y de las defensas de seguridad.

¿Cómo detectar un rootkit?

Detectar un rootkit puede resultar complicado debido a su capacidad para ocultarse dentro del sistema operativo. Sin embargo, existen varios métodos y herramientas que ayudan a identificar la presencia de un rootkit:

  • Análisis de comportamiento. Monitorear el comportamiento inusual del sistema puede proporcionar pistas sobre una infección de rootkit. Los comportamientos inusuales incluyen desaceleraciones inesperadas del sistema, fallas frecuentes o actividad inusual de la red.
  • Detección basada en firmas. Los programas antivirus y antimalware utilizan firmas bases de datos para identificar rootkits conocidos. La actualización periódica de estos programas ayuda a detectar rootkits previamente identificados.
  • Análisis heurístico. El análisis heurístico implica escanear en busca de comportamientos sospechosos o anomalías en los procesos, archivos y entradas del registro del sistema que se desvíen de los patrones normales.
  • Comprobación de integridad. Herramientas como Tripwire se utilizan para comparar el estado actual de los archivos y configuraciones del sistema con una buena línea de base conocida. Cualquier cambio no autorizado puede indicar la presencia de un rootkit.
  • Análisis de volcado de memoria. Analizar un volcado de memoria ayuda a identificar los rootkits que residen en la memoria del sistema. Herramientas como Volatility realizan análisis forenses de la memoria para descubrir procesos y módulos ocultos.
  • Escaneo en tiempo de arranque. La realización de análisis durante el inicio del sistema puede detectar rootkits que se ocultan durante el funcionamiento normal. Se pueden utilizar herramientas como Windows Defender Offline u otras herramientas antivirus de arranque.
  • Herramientas de detección de rootkits. Herramientas especializadas de detección de rootkits como GMER, RootkitRevealer y chkrootkit (para Linux) están diseñados para identificar rootkits ocultos mediante el análisis de la memoria del sistema, los archivos y las entradas del registro.
  • Verificación del módulo kernel. On UNIX-Como sistemas, comandos como lsmod pueden enumerar los módulos del kernel cargados. Cualquier módulo desconocido o sospechoso debe investigarse más a fondo.
  • Análisis del sistema de archivos. Las herramientas que analizan el sistema de archivos a bajo nivel pueden detectar archivos y directorios ocultos. Técnicas como la comparación entre vistas, donde se utilizan diferentes métodos para enumerar archivos y observar discrepancias, pueden resultar efectivas.
  • Monitoreo del tráfico de red. Monitorear el tráfico de red en busca de patrones inusuales o conexiones con malware conocido Direcciones IP ayudar a identificar actividades relacionadas con rootkits. Herramientas como Wireshark son útiles para este propósito.

¿Es difícil detectar un rootkit?

Detectar un rootkit es muy difícil debido a varios factores:

  • Mecanismos sigilosos. Los rootkits están diseñados para ocultar su presencia interceptando y modificando las llamadas al sistema y las API, lo que dificulta que las herramientas de seguridad estándar los detecten. Pueden ocultar archivos, procesos y entradas de registro, haciendo que sus actividades sean invisibles para el usuario y la mayoría de los programas antivirus.
  • Integración profunda. Los rootkits a menudo se integran profundamente en el sistema operativo, como en el kernel o el firmware. Esta profunda integración les permite manipular las funciones centrales del sistema y evadir la detección mediante la mayoría de las técnicas de escaneo convencionales.
  • Técnicas de evasión. Los rootkits utilizan diversas técnicas de evasión para evitar ser detectados. Estos incluyen polimorfismo (cambiar su código para evitar la detección de firmas), cifrado (ocultando su comunicación) y desactivando el software de seguridad. También pueden emplear tácticas específicas de rootkit, como ocultarse en el registro de arranque maestro (MBR) o utilizar la manipulación directa de objetos del kernel (DKOM).
  • Falta de síntomas. Los rootkits pueden funcionar silenciosamente sin causar síntomas perceptibles, lo que dificulta que los usuarios se den cuenta de que su sistema está comprometido. Cuando los síntomas aparecen, suelen ser sutiles y pueden confundirse con problemas normales del sistema.
  • Capacidades avanzadas. Muchos rootkits vienen con capacidades avanzadas que les permiten desactivar o eludir el software de seguridad, lo que hace que la detección sea aún más difícil. También pueden actualizarse para contrarrestar nuevas medidas de seguridad.
  • Discrepancias entre visiones. Los rootkits pueden crear discrepancias entre lo que informan las herramientas estándar del sistema y el estado real del sistema. Por ejemplo, pueden ocultar procesos de los administradores de tareas o archivos de los exploradores de archivos, lo que genera una vista inconsistente del estado del sistema.
  • Necesidad de herramientas especializadas. La detección de rootkits a menudo requiere herramientas y técnicas especializadas más allá del software antivirus estándar. Herramientas como GMER, RootkitRevealer y herramientas forenses de memoria pueden ayudar, pero requieren conocimientos avanzados para utilizarlas de forma eficaz.

¿Cómo prevenir los rootkits?

La prevención de rootkits requiere una combinación de buenas prácticas de seguridad, el uso de software de seguridad confiable y mantener un enfoque vigilante en la administración del sistema. Aquí hay algunas estrategias clave:

  • Mantenga el software actualizado. Actualice periódicamente su sistema operativo, aplicaciones y software de seguridad para parchear las vulnerabilidades que podrían ser aprovechadas por los rootkits. Habilite las actualizaciones automáticas siempre que sea posible.
  • Utilice software antivirus y antimalware. Instale programas antivirus y antimalware de buena reputación que incluyan capacidades de detección de rootkits. Asegúrese de que se actualicen periódicamente para reconocer y protegerse contra nuevas amenazas.
  • Habilite el arranque seguro. Habilite el arranque seguro en el navegador de su computadora. BIOS or UEFI ajustes. El arranque seguro garantiza que solo se cargue software confiable durante el proceso de arranque, evitando que los rootkits se carguen al inicio.
  • Limite los privilegios administrativos. Operar con el principio de privilegio mínimo. Utilice cuentas administrativas sólo cuando sea necesario y limite el uso del acceso raíz o de administrador para reducir el riesgo de que un rootkit obtenga control total sobre el sistema.
  • Practique hábitos seguros de navegación y correo electrónico. Evite hacer clic en enlaces sospechosos o descargar archivos adjuntos de fuentes desconocidas. Tenga cuidado con los archivos adjuntos y enlaces de correo electrónico, especialmente aquellos de mensajes no solicitados.
  • Utilice un cortafuegos. Habilitar y configurar correctamente un cortafuegos para monitorear el tráfico de red entrante y saliente. Los firewalls pueden ayudar a prevenir el acceso no autorizado y bloquear conexiones potencialmente maliciosas.
  • Regular backups. Realice regularmente backups de datos importantes y configuraciones del sistema. En caso de infección por rootkit, tener reciente backups permite una recuperación y restauración del sistema más sencilla.
  • Desactive la ejecución automática y la reproducción automática. Deshabilite las funciones de ejecución y reproducción automática en medios extraíbles para evitar la ejecución automática de software potencialmente malicioso cuando se conectan unidades o dispositivos externos.
  • Emplear medidas de seguridad de la red. Implementar medidas de seguridad de la red como Sistemas de detección de intrusos (IDS), sistemas de prevención de intrusiones (IPS) y monitoreo regular del tráfico de red para detectar actividades inusuales que puedan indicar una infección de rootkit.
  • Educar a los usuarios. Eduque a los usuarios sobre los peligros de los rootkits y las mejores prácticas para evitar el malware. La sensibilización ayuda a prevenir ingeniería social ataques que a menudo conducen a infecciones de rootkit.
  • Utilice detección y respuesta de puntos finales (EDR). Considere la posibilidad de utilizar soluciones EDR que proporcionen capacidades avanzadas de detección y respuesta a amenazas. Las herramientas EDR pueden ayudar a identificar y responder a las infecciones de rootkits de manera más efectiva.

¿Cómo eliminar rootkits?

Eliminar los rootkits es complejo debido a su capacidad para integrarse profundamente con el sistema operativo y ocultar su presencia. A continuación se detallan los pasos y métodos para eliminar rootkits de manera efectiva:

  • Utilice herramientas especializadas en eliminación de rootkits. Existen varias herramientas diseñadas específicamente para detectar y eliminar rootkits. Algunos de los más populares incluyen GMER, una herramienta que detecta y elimina procesos, servicios y archivos ocultos, y Malwarebytes Anti-Rootkit., una herramienta integral para detectar y eliminar rootkits.
  • Escaneo en tiempo de arranque. Realizar análisis durante el proceso de inicio del sistema es eficaz ya que los rootkits suelen ocultarse durante el funcionamiento normal. Utilice herramientas como Windows Defender Offline o soluciones antivirus de arranque para realizar estos análisis.
  • Modo seguro. Arrancar en modo seguro puede evitar que se carguen muchos rootkits, lo que los hace más fáciles de detectar y eliminar. Una vez en Modo seguro, ejecute sus herramientas antivirus y anti-rootkit.
  • Restauración del sistema. Si sospecha de una infección reciente de rootkit, puede restaurar su sistema a un estado anterior antes de que ocurriera la infección. Sin embargo, tenga cuidado, ya que algunos rootkits pueden infectar los puntos de restauración.
  • Eliminación manual. La eliminación manual es arriesgada y solo deben intentarla usuarios o profesionales experimentados. Este proceso implica identificar y eliminar archivos rootkit y limpiar las entradas del registro. Herramientas como Process Explorer identifican procesos sospechosos.
  • Reinstale el sistema operativo. En los casos en los que el rootkit está profundamente incrustado y es resistente a su eliminación, reinstalar el sistema operativo puede ser la solución más eficaz. Asegúrese de hacer una copia de seguridad de los datos importantes antes de continuar y realice una instalación limpia para evitar la reintroducción del rootkit.
  • Escaneos de firmware y BIOS. Algunos rootkits avanzados pueden infectar el firmware y el BIOS. Utilice las herramientas proporcionadas por el fabricante para escanear y actualizar el BIOS o el firmware para eliminar este tipo de rootkits.
  • Aislamiento de red. Aislar el sistema infectado de la red para evitar que el rootkit se comunique con su sistema de comando y control. server o extenderse a otros sistemas.
  • Asistencia profesional. En casos de infecciones graves, considere buscar ayuda profesional de la seguridad cibernética expertos que tienen las herramientas y la experiencia para eliminar rootkits de forma eficaz.
  • Acciones posteriores a la remoción. Después de eliminar un rootkit, realice un análisis exhaustivo con herramientas de seguridad actualizadas para asegurarse de que no queden restos. Cambie todas las contraseñas, actualice las políticas de seguridad y supervise el sistema en busca de cualquier actividad inusual para evitar una reinfección.

Anastasia
Spasojevic
Anastazija es una escritora de contenido experimentada con conocimiento y pasión por cloud informática, tecnología de la información y seguridad en línea. En phoenixNAP, se centra en responder preguntas candentes sobre cómo garantizar la solidez y seguridad de los datos para todos los participantes en el panorama digital.